Vigencia de la dramaturgia aubiana: los textos breves