ENTRE LA PIEDRA Y EL AGUA: LA ‘GENERICIDAD’ DE LOS POEMAS LARGOS