Presencia napolitana en La mujer de ámbar