La salvación en un poema largo de Pedro Salinas: El contemplado