“Importar” la calidad democrática: Entre recomendaciones al legislador y método de la comparación