Simone Weil: darle cuerpo al pensamiento