Menosprecio de la literatura y alabanza de filosofía: Huarte de San Juan y la imaginación vigilada