«Dinero no falte, y trampa adelante». Peregrinos en La torre de Babilonia de Enríquez Gómez y en El Criticón de Gracián