Cómic, novela gráfica y traducción: el caso de El arte de volar